Burdeos

Descubrir

Si está de vacaciones en Biscarrosse Grandes Lagos Burdeos queda a 1 hora de trayecto en coche. ¡Acérquese un día a visitar el mejor destino turístico europeo de 2016! Visitas culturales, pequeños restaurantes, viñedos, tiendas: Burdeos le sorprenderá.

Descubra el rico patrimonio histórico y cultural de Burdeos

La historia de Burdeos le transportará al siglo XVIII, a la Edad de Oro de la ciudad. Alce la vista a sus edificios históricos, todos de arquitectura similar, pero diferentes. En el Muelle de la Aduana, a lo largo del Garona, descubrirá la Plaza de la Bolsa y su arquitectura del siglo XVIII, emblemática de Burdeos. 

El patrimonio de Burdeos es un auténtico tesoro que se nos va revelando barrio a barrio: el Gran Teatro, la Torre Pey-Berland, la Catedral de San Andrés, la Gran Campana... Hágase con una guía para visitar Burdeos y no perderse ni uno de los secretos de esta ciudad mítica.  

Para disfrutar de una pausa artística o cultural, visite los diferentes museos de Burdeos. El Museo de Aquitania recoge la historia de la región desde la Prehistoria hasta la actualidad. En el Museo de Bellas Artes podrá admirar cuadros de los siglos XV al XX.  La Ciudad del Vino es una parada obligatoria para tomar una copa de vino en su azotea con vistas al Garona. 

Pruebe la gastronomía bordelesa y visite los buenos restaurantes

En Burdeos los vinos no necesitan presentación. En la capital de la Gironda encontrará especialidades landesas, como el foie gras y el magret de pato, además de platos típicamente bordeleses, como la lamprea bordelesa, el costillar de cordero de Pauillac, las ostras y los canelés. ¿Para el aperitivo le apetece un Lillet? 

¿Y qué mejor manera de degustar estos manjares que hacerlo en uno de los restaurantes de Burdeos? Pasee por las callejuelas adoquinadas y entre en una cafetería o un restaurante para disfrutar de la gastronomía bordelesa. 

Vaya de compras por las boutiques de Burdeos  

La calle Sainte Catherine de Burdeos es la arteria comercial más larga de Europa. Imagínese una avenida de 3 kilómetros de largo donde conviven grandes cadenas con pequeñas boutiques... No está soñando: si desea ir de compras no podemos menos que recomendarle la calle Sainte Catherine. Y si toma alguna de las bocacalles descubrirá increíbles hallazgos, entre anticuarios y boutiques de prêt à porter...