La historia de la hidroaviación en Biscarrosse

Descubrir

Fue en Biscarrosse donde comenzó todo, gracias al impulso del ingeniero tolosano Pierres Georges Latécoère

Perseguía el ambicioso proyecto de comunicar Toulouse con Santiago de Chile a través de una línea aérea. Sin embargo, cruzar el Océano Atlántico en aviones normales era muy peligroso, así que Latécoère decidió emplear hidroaviones y escogió Biscarrosse como base por su proximidad a la fábrica de Toulouse, donde se fabricaban las piezas, y por la inmensidad de su masa de agua, bien resguardada y especialmente propicia para las pruebas de vuelo.

Y es cierto que el industrial Pierre Georges Latécoère no se equivocaba, porque la situación del lago es ideal para que amerizasen los hidroaviones por su cercanía al Atlántico y, por tanto, a las puertas hacia América.

Biscarrosse, cuna de la Compañía Aeropostal

Estamos en 1930: acaba de fundarse la base de montaje y pruebas de vuelo Latécoère de Biscarrosse. También acaba de nacer la Compañía General Aeropostal. Air France estableció allí sus primeras líneas y de allí partieron los primeros vuelos regulares de pasajeros hacia Nueva York, Natal, en Brasil, y las Antillas, por ejemplo. Varios cientos de hidroaviones, entre los que se encontraba el Croix du Sud, alzaron el vuelo desde el lago de Biscarrosse y las grandes leyendas del cielo, como Mermoz, Guillaumet, Saint Exupéry, Bonnot, Paris, Hébrard y Jozan, volaron en estos inmensos «paquebotes del aire».